viernes, 19 de octubre de 2018

Qué la pasa

Una mirada que cuenta una cosa, acompañada de palabras que describen otra. ¿O son imaginaciones mías? ¿O será que no entiendo? ¿O lo entiendo pero necesito que me digan palabra por palabra para poder asimilarlo?

Me da miedo lo que me hace sentir esa mirada. Me da miedo no estar a la altura. Y no merezco esa mirada.

No cuido las miradas que me dirige la gente. Soy impaciente, exigente, dura, insensible. No sé esperar. Y espero y no pasa nada, y me frustro. Y me siento mal porque realmente no me deben nada, no puedo exigir, no puedo ser así de egoísta y aún sabiéndolo me sigo comportando así. Y la cago una y otra vez. Y algunos podrían decir que no fallo a los demás, pero sí que me fallo a mí misma.






domingo, 23 de septiembre de 2018

Quiero comunicarme.

Pienso demasiado. Todo el mundo me lo dice, yo misma soy consciente. No paro de analizar todo lo que pasa a mi alrededor, todas mis decisiones, todos mis pensamientos. Me encantaría dejar de hacerlo, al menos tan frecuentemente, pero me resulta imposible. Y esto me lleva a esta entrada.

Tiendo a intentar solucionar mis problemas yo sola. Tiendo a ser demasiado brusca con lo que quiero y lo que no quiero. Luego me siento mal, creo que hago las cosas mal constantemente, que hablo demasiado y mis acciones están mal. Que soy una desagradecida. Que no paro de cagarla, incluso si no hay una razón para creer que lo he hecho en ese momento. Intento ser perfecta aunque sé que es imposible. Muchas veces no hago cosas por miedo a esa imperfección y al rechazo. Siempre me pido más.

Me cuesta identificar mis sentimientos hacia las personas. Me cuesta sentir que alguien es mi amigo, hasta qué punto me atrae alguien o si realmente quiero a mi pareja. Intento buscar en mi interior y nunca sé qué pensar.

Quiero abrirme. Quiero que los demás sepan cómo me siento. Quiero dejar de tragarme todo. Quiero confiar.

Pero yo no confío en mí, tampoco. No confío en saber guardar secretos, no confío en saber llevar las cargas que me ponen, no confío en ser una buena persona. Soy victimista, irascible, infantil y egoísta.

Anoche lloré. Lloré porque me daba rabia que no supieran ver lo bueno que es. Lo mucho que me cuida, lo mucho que soporta y hace por mí. Lo mucho que me quiere. Mucho más de lo que yo a él.

Bailé sola, disfrutando.

Me frustré por no poder besar a quien me apetecía.

Aprendí cosas nuevas de los demás, encajé mejor con ellos que otras veces.

Quise decir lo que sentía desesperadamente pero no me salía. Quise averiguar sin hacer nada para conseguirlo. Quise saber lo que pensaban de mí.

Siempre quiero saber lo que piensan de mí. Quiero encontrar facetas nuevas de mí de las que yo no me había percatado. Quiero saber hasta qué punto pensamos lo mismo el uno del otro.

Quiero formar conexiones. Quiero ser mejor. Quiero conocer. Quiero comunicarme.