jueves, 26 de diciembre de 2013

Capítulo 6 Marry Me Crazy

Nota de las autoras: Este fanfic está hecho con intenciones puramente estúpidas cómicas, absurdas y fangirls. Mucho shippeo, absurdeces, y tonterías. Quedáis avisados.

Nota 2: En este fanfic se tratarán varias ships de Inazuma Eleven y GO, además de con OCs: YuuichixOC, Gouenjix(persona concreta), KogurexHaruna, TsunamixTouko, TenmaxAoi, ShindouxAkane, NishikixMidori, SARUxOCxFey, KariyaxOC, ZanarkxOC, y una pareja completamente random, que no es ni OC.

Capítulo 6:

-Ari -llamó Neko, con una mano en un lado de la boca para que nadie la oyera, y A.J tirando de ella, porque quería que bailaran-, en cuanto termine el segundo baile pon en marcha el plan doble K.

-Entendido. -asintió Ari, haciendo el tonto de la misma manera.

-¿El plan doble K? -repitió A.J, extrañada.

-Ssssshhhhh -la chistaron las otras dos.

-Empezaré los preparativos -dijo Ari para sí misma.


Shindou comía lo que Akane le había dado mientras miraba con ella a la gente bailando. La chica estaba como en un sueño, cogiendo al pianista por un brazo.


-Shico, -apareció Endou, borracho- recuerda que el amor esh pelijroso. -se dejó caer en una silla y se puso a roncar.

-Pero si no me lo dijo a mí... -susurró Shindou con la gota.


Haruna y Kogure bailaban en la pista con el resto de parejas.


-Vaya, Kogure, qué bien lo haces -lo halagó Haruna.

-¿El qué? -Kogure la miró con una sonrisa de pillo.

-Eh... -Haruna se sonrojó ligeramente- Bailar, digo...

-Gracias -Kogure le puso una mano en la cintura, para guiarla mejor-. Tú también.


Haruna le dedicó una sonrisa, aún ruborizada. Deslizó su mano del hombro de Kogure hasta su espalda. Él también enrojeció, y apartó la vista.


<<Qué mono es.>> pensó Haruna.


Tsunami guiaba muy bien a Touko en su baile.


-Vaya, Tsunami, estoy impresionada -reconoció Touko-, no sabía que supieras bailar tan bien.

-Estuve tomando clases -respondió él sencillamente.

-¿Para la boda?

-Para poder bailar contigo -le confesó el chico, mirándola con una bonita sonrisa. Touko se ruborizó ligeramente.

-Eso me alegra -Touko también puso una gran sonrisa.


Tsunami la acercó más a él, y ella no pudo resistirse: le dio un corto pero dulce beso en los labios.


-Noh ha costado años juntal-los, pero lo hemoj conseguido -comentó Endou, y volvió a quedarse durmiendo en la silla.

-Si tú no has hecho nada... -dijo Kioko, negando con la cabeza.


Aoi encontró a Tenma pateando el balón en el campo, alejado del baile y las bodas.


-Jo, no hace más que pensar en fútbol -se quejó Aoi para sí misma, poniendo los brazos en jarras.


Se acercó al campo y lo llamó.


-Ah, Aoi -Tenma dejó el balón un momento-, ¿quieres jugar conmigo?

-¿Eh? Bueno, no sé si con este vestido...

-Vamos -le dijo él, acercándose y cogiéndola por la muñeca-, será divertido.


Tenma tiró de ella, y Aoi se tropezó con las faldas del vestido. Dio un gritito y los dos chicos cayeron al suelo, uno encima del otro. Aoi abrió los ojos, que había cerrado por reflejo, y se encontró a Tenma mirándola sonrojado. Tenían sus caras tan cerca que notaban la respiración del otro. El chico acercó sus labios a los de Aoi, sin saber muy bien por qué lo hacía, pero ella alejó la cara. Se arrepintió antes de haber terminado de moverse. Ambos se levantaron, avergonzados.


-Lo siento, no quería hacerte tropezar... -se disculpó Tenma.

-N-no pasa nada... -tartamudeó Aoi.


Ambos se miraron, pero cuando notaron que el otro hacía lo mismo, desviaron los ojos.


-Creo que... he jugado suficiente fútbol por hoy. -resolvió Tenma- Me quedaré aquí a disfrutar de la brisa.

-¿Puedo quedarme contigo? -pidió Aoi, tímidamente.

-Claro -respondió Tenma igualmente cortado.


Se sentaron al borde del campo a contemplar las estrellas. Tenma acabó quedándose dormido en el regazo de Aoi, por las suaves caricias de ella en su cabeza.

Dio comienzo el segundo baile.


-Ya queda menos para el plan doble K... -susurró Neko siniestramente.

-No me fío de tus planes... -dijo A.J- Y más si Ari tiene que ver en ellos...

-Acabamos de casarnos... ¿y no confías en mí? -Neko se deprimió dramáticamente sobre la mesa.

-Neko... -la llamó Kishiki-, no hagas tonterías.

-Bueno, vale -aceptó, volviendo a estar normal. Le dio un abrazo cariñoso a su esposa y empezó a sobarle la mejilla con la suya.


Yo creía que la bipolar era A.J... pensó Fubuki con la gota.


-¿Salimos a bailar, Matsuri? -le preguntó Zanark.

-Paso, se me da mal.

-¿Y si bailamos mal juntos? -le ofreció él.

-De verdad, me da vergüenza -confesó, sin poder resistirse a la mirada del chico.

-Pues saldré yo solo a bailar.


Zanark se dio la vuelta, pero antes de dar un segundo paso, Matsuri lo detuvo abrazándolo por detrás.


-No, quédate conmigo -le pidió ella, poniendo los labios en el cuello de él.


Zanark sonrió a su manera.



-Sabía que dirías eso -aceptó, con un tono de voz suave.

-Aquí tienes -Kinako entregó un gran lazo a Nijiiro-, ¿para qué lo quieres?

-¿Por qué quieres saberlo? -preguntó ella a su vez.

-Nunca respondes a las preguntas... -Kinako la miró con los ojos entrecerrados.

-A SARU sí -dijo Kariya, apareciendo.

-A ti te andaba yo buscando -dijo Nij.

-¿A mí? -Kariya se señaló.

-Fey y SARU, ¿me ayudáis a inmovilizarlo? -preguntó Nij con una sonrisa.

-¡¿A quéeeeee?! -exclamó Kariya.

(...)

-Kaoru-taaaaan -la llamó Nij.

-Ah, Nijiiro, quería preguntarte... -empezó Kaoru.

-Permíteme hablar, tengo algo para ti -la interrumpió.

-¿De qué se trata?

-¡Te regalo un Kariya Masaki! -exclamó, señalándolo. SARU y Fey tenían cada uno una mano en un hombro de él, pero éste, atado con un enorme lazo rojo y muerto de la vergüenza, ni intentaba escapar.

-¿E-E-EEEEEEEEEEEEEEEH? -Kaoru se puso toda roja.


Los dos acompañantes de Nijiiro empujaron a Kariya para acercarlo a Kaoru, y el terceto se retiró sin hacer ruido. Kaoru se acercó completamente sonrojada y se puso a deshacerle el lazo.

-Serán tontos... -comentó, mientras se le escapaba una pequeña sonrisa. Kariya la vio y sonrió también.


Cuando terminó con el lazo, Kariya se lo quitó de las manos y lo pasó por la espalda de Kaoru, para acercarla a él. La miró, esbozó una sonrisa de ligón que hizo enrojecer más a Kaoru y le preguntó:


-¿Bailamos?


Nishiki y Midori estaban teniendo una competición: trataban de ver quién comía más comida picante sin quejarse (Tachimukai de fondo: B*tches, please *se atusa el pelo*).


-¡Ríndete, Nishiki, tengo una voluntad de acero! -exclamó Midori con la boca llena de comida.

-¡Tendrás que tener mucho más que eso para ganarme! -replicó Nishiki, también con la boca llena.


Ambos se miraron, y saltaron chispas (que prendieron el mantel, y Taiyou y Tachimukai tuvieron que apagarlo). Nishiki y Midori se gruñeron el uno al otro hasta que no pudieron más y, a la vez, escupieron la comida y bebieron todo lo que encontraron.


-¡Pica, pica! -se quejaban los dos.

-¿Pika-Pikachu? -preguntó el Pikachu Shinsuke, girándose.


Mientras resoplaban, Nishiki y Midori volvieron a juntarse, dispuestos a otro desafío.


-¡Veamos quién es más fuerte! -exclamó Midori.

-¡Como quieras! -Nishiki sonrió y cogió a Midori en brazos repentinamente.

-¡¿Q-qué haces?! -Midori se sonrojó.

-Si eres capaz de librarte de mí, ganas -le dijo Nishiki con una gran sonrisa.

-¿Por qué iba a querer librarme de ti? -preguntó Midori mientras le echaba los brazos al cuello- Prefiero estar contigo.


Nishiki enrojeció y sonrió.


-Y-yo también, Midori -le confesó.

-Me gustas. -le soltó Midori, mirándolo- Me encanta cuando nos peleamos y nos picamos, y discutimos por tonterías, ¡es tan divertido! -confesó, con una sonrisa suave.

-Sí -coincidió Nishiki-, me encanta que me prestes atención.

-¿Discutes conmigo para que te haga caso?

-¡Desde la primera vez! -exclamó Nishiki, feliz.

-Baka -le dijo Midori, con cariño, y se pegó más a él en su abrazo.

-Eres toda una celestina -comentó Fey, mirando a Kaoru y Kariya bailar.


Fey, Nijiiro y SARU no eran el único trío en la boda: también estaban Alpha, Beta y Gamma. Ambos tercetos bailaban muy random a falta de una idea mejor.


-He aprendido de las mejores -respondió Nijiiro.

-¿Quiénes? -preguntó SARU.

-¡Ari y Rika, claro! -exclamó ella.


SARU y Fey se miraron, sonriendo.


-Vosotros dos -empezó Nijiiro, ahora que los veía llevarse bien-, tenéis que dejar de estar celosos todo el rato.

-¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO! -gritó Ari.

-¡Creo que me ha dejado sorda! -exclamó Emi.

-¡No te oigo, cariño -respondió Yuuichi-, creo que Ari me ha reventado un tímpano!

-Eeeem... Pues... ¿No, entonces? -preguntó Fey, no muy seguro.


Nijiiro rió brevemente.

-Está bien. Me encanta que os peleéis por mí.


Ambos chicos se sonrojaron, conscientes ahora de lo mucho que se les notaba por qué discutían.


-Ojalá te decidieras por alguno de los dos -opinó SARU en voz alta.

-Eso tiene fácil solución -dijo Rika apareciendo-, ¡bésalos a los dos!

-¿Eh? -Nijiiro se puso toda roja.

-Lo que has oído -repuso Rika.


Nijiiro huyó antes que dijera nada más.

-Muchas gracias, Rika... -hablaron a coro los dos chicos, irónicamente.


Y así finalizó el segundo baile.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Marry Me Crazy cap 5

Nota de las autoras: Este fanfic está hecho con intenciones puramente estúpidas cómicas, absurdas y fangirls. Mucho shippeo, absurdeces, y tonterías. Quedáis avisados.

Nota 2: En este fanfic se tratarán varias ships de Inazuma Eleven y GO, además de con OCs: YuuichixOC, Gouenjix(persona concreta), KogurexHaruna, TsunamixTouko, TenmaxAoi, ShindouxAkane, NishikixMidori, SARUxOCxFey, KariyaxOC, ZanarkxOC, y una pareja completamente random, que no es ni OC.



Capítulo 5:


Antes de llegar a la zona del buffet ya se podía oler el aroma de la comida, y todos los chicos echaron a correr para llegar primero. Se apelotonaron en las mesas y Gouenji empezó a tirar balonazos para abrirse paso mientras Miri gritaba que parara persiguiéndole por todo el buffet. Midori y Matsuri hablaban mientras probaban un poco de bistec.


-Y bueno… Cuéntame. –dijo Midori mirando a su amiga.

-¿El qué?

-¿Qué va a ser? – le dio un leve codazo con una sonrisita.– Empieza por Za y acaba por Nark…

-¡Oh, cállate! –le dijo Matsuri, sonrojada y mirando alrededor.- Como te oiga…


Midori negó con la cabeza, aún sonriendo.


-Está comiendo, como todos. Venga, cuent…


La frase se vio interrumpida cuando alguien gritó un “¡Cuidado!” y las chicas vieron un balón dirigiéndose hacia ellas a gran velocidad (seguramente alguno de los que Gouenji había estado lanzando a lo loco). 

Midori se cubrió la cara y Matsuri la imitó soltando un corto grito. Pero el golpe no llegó a realizarse, ya que Zanark estaba en medio de la trayectoria parando el balón con la pierna derecha con aire de sobrado. Nishiki se acercó corriendo.


- ¡¿Estáis bien?! –dijo, mirando más que nada a Midori.

-Sí… -Midori y Matsuri callaron un segundo, con los rostros escondidos detrás de los flequillos. Al levantar la cabeza, Midori tenía un aura oscura alrededor.- ¡¡GOUENJI-SAAAAAAAAN!!

-¡E-Espera! ¡Midori! –Nishiki salió detrás de ella intentando frenarla.


Matsuri estaba mirando algún punto en el suelo, seria. Zanark se acercó a ella y la miró con una mano en el bolsillo y la otra colgada mientras la movía nervioso. No sabía cómo actuar.


-¿Es… Estás bien?


La chica le miró y Zanark se sorprendió al ver asomar por los ojos de Matsuri lágrimas.


-¡Claro! ¡Estoy perfectamente! ¡Casi me muero de un balonazo que no había visto venir, pero sí, sí! ¡Tranquilo! –chillaba Matsuri. Luego se sentó en la hierba y escondió la cabeza entre las rodillas. –Déjame en paz.


Zanark se puso en cuclillas a su lado y sonrió un poco mientras le revolvía el pelo.


-¿Pero qué haces? …sniff…-le preguntó la chica levantando la cabeza más calmada.

-Nada. –dijo él.– Sólo que eres muy mona cuando te cabreas.


Matsuri sintió que enrojecía. Mucho. Asi que volvió a esconder la cabeza.


-No estoy cabreada, estoy…

-¿Asustada?


Silencio.


-Puede. –dijo Matsuri. Y después de unos segundos se tiró hacia el chico, abrazándolo.- …Gracias.


Él sonrió.


-Tonta.

-Idiota.


A.J y Neko estaban zampándose unos trozos de la tarta de Emi y Yuuichi. La mencionada las miraba con fuego en los ojos sin apartar la vista. Las otras le sonrieron con una gotita.


-Es que… la vuestra está más buena… -dijo A.J mientras se alejaba poco a poco.

-Je, je… Sí… Etto… -Neko partió otro trozo y lo extendió hasta Emi.- ¿Qui-quieres un trozo?


La chica gruñó, pero antes de que pudiera decir nada, Yuuichi aceptó la tarta y sonrió a las chicas.


-Gracias, chicas.


Estas sonrieron mientras se preparaban para correr.


-De nada. –miraron a Emi.– Menos mal que él es bueno, porque lo que es tú…

-¡¿Qué?!

-¡¡NADA!! –y salieron huyendo.


-Bueno, people… Quiero ofrecer un… -empezó Miri.

-MÁS SAKEEEEEEEEEEEEEE. -gritó Endou.

-Ejem… Como decía…

-¡¿NO HAY MÁS SAKE O QUÉ?! Ay. Sake… o… qué… Ja, ja… JAJAJAJAJAJA.

*plaf*

-Au… -se quejó Endou mientras se masajeaba la mejilla.

-¡Cállate ya, verdulero! –Natsumi tenía la mano igual de roja que la cara de Endou.


Miri se aclaró la garganta.


-CÓMO DECÍA… Quiero proponer un brindis por todas las parejas que nos hemos casado hoy. Para que seamos muy felices y duremos mucho. –levantó la copa- ¡Chin chin!


Todos la imitaron.


-¡Chin chin!


Dieron un trago de los vasos de agua, Coca-Cola, Nestea, bebidas alcohólicas para los adultos (sake, obviamente, para Endou), etc. Kaoru hablaba con Nijiiro sobre la decoración de la fiesta.


-La verdad que Ari lo ha montado todo muy bien… Esto es precioso.

-Pues sí… -comentó Kaoru mirando a su alrededor.

-Muchas gracias. –dijo Ari apareciendo de repente.

-¿De dónde has salido? –preguntó Nijiiro sujetando a Kaoru que casi muere del susto.

-Verás, yo tengo un olfato especial para los celos. Y no sé por qué, pero siento que por aquí va a haber muchísimos… Me, je, je… -Ari desaparecía entre las sombras mientras se reía.


Kaoru la miraba asustada y cuando una mano le tocó el hombro soltó un gritito. Al ver quien era se relajó y se sonrojó un poco.


-Kariya…

-Hola. –él también estaba sonrojado.


Hubo un pequeño silencio y Kaoru miraba el suelo, atorada.


- Oye.

-¿S-Sí?

-Esto… va a haber un… baile luego. ¿Querrías… ser mi pareja? – dijo Kariya poniéndose más rojo aún.

<<Parece un gatito.>> pensó Kaoru.

-Claro que sí, me encanta...

-Hola, Kaoru.


Shuu le sonreía mientras levantaba una mano. Kaoru se sonrojó más y bajó la cabeza.


-Ho-hola, Shuu…

-¿Cómo te va todo? –preguntó con una sonrisita.

-Todo le va bien. –dijo Kariya, seco. Cogió del brazo a Kaoru y se alejaron.– Si nos disculpas…


(Ari por detrás: CELOOOOOOOOOOOOOOSSSSSS, OS LO DIJEEEEEE. *Desaparece entre las sombras*.)

Kaoru le miraba sorprendida. Kariya la miró y apartó la vista rápido.


-Vas a venir sólo conmigo, ¿o no?


Kaoru le miró otro segundo más, y más roja que un tomate, pero con una sonrisa de oreja a oreja, le dijo:


-Solamente… contigo, Kariya.


Nijiiro miraba a Shuu ahí plantado y se le acercó.


-No te esfuerces, está cogida.

-Pero si solo la quería saludar… -se excusó Shuu.

-Ah, bueno. –dijo sonriendo Nij.

-Gracias por avisarme de todas formas.

-No es nada, hombre.

-Bueno, pero…

-Ejem, ejem.


Nijiiro se giró y vio a SARU y a Fey con los brazos cruzados y mirando a Shuu con cara de: ”Lárgate, es mi nuestra chica”. 

(Ari volvió a aparecer, pero antes de que dijera nada Emi la agarró de la camiseta y se la llevó a rastras mientras la otra lloraba cascaditas chibis.)


-Ho-hola, chicos… Yo… -dijo Nij con una sonrisita.


Cada uno la cogió de un brazo.


-Nijiiro es nuestra. –dijo SARU.

-Por hoy la compartiremos entre nosotros, pero solo HOY y solo entre nosotros DOS. –apuntó Fey mientras se acercaban más y más a Shuu.


El pobre se quedó en el sitio, encogido y asintiendo con la cabeza.


-Vamos, Nij. –los dos chicos se fueron con la chica a rastras.

-Pe-pero, ¡¿qué hacéis?!


Llegaron a una parte de los jardines y soltaron a Nijiiro. Fey la miró y se arrodilló a su lado.


-Siento haberme portado así, Nij.


SARU le miró desde arriba.


-Mentiroso. Fuiste tú quien dijo de apartarla de Shuu.

-¿Pero qué dices? ¡Fue idea tuya! –le soltó Fey mirándolo a los ojos.


Un aura oscura empezaba a rodear a los chicos y Nijiiro les miraba como si de un partido de tenis se tratase.


-Entonces… -dijo SARU poniendo a Nij de pie y aprentándola junto a él – se queda conmigo, ya que yo fui quien ideó el exitoso plan.

-¡Ni de broma! –Fey la cogió y la achuchó, mirando a SARU.– Se queda conmigo.

-¡Conmigo!

-¡Conmigo!

-¡Parad ya, pesados! –Nijiiro se soltó de los dos y les miró enfurruñada.- ¡Vine aquí con los dos! ¡LOS DOS! ¡Así que o estamos los tres juntos o me voy y os dejo aquí, discutiendo!


Se cruzó de brazos y apartó la cara, ofendida. Los dos chicos se miraron entre ellos y suspiraron. Se acercaron a Nij y cada uno le dio un beso en cada moflete. Ella sonrió y paso las manos por los brazos de SARU y Fey.

Shindou seguía tocando el piano para tener música de fondo mientras la gente comía. Notó a alguien tocarle el hombro y Akane apareció con un platito de comida variada. Lo dejó encima de la tapa del piano y apoyó los codos, mirando a Shindou cómo tocaba el piano.


-Muchas gracias, ya estaba empezando a tener hambre. –dijo él con una sonrisa mirando a Akane.

-No hay de qué. –contestó ella con un poco de sonrojo.– Tocas muy bien, Shin-sama.
-Gracias. –Shindou paró un momento y miró de nuevo a Akane.– Creo que esta canción te va a gustar.


Cogió aire, mientras la chica se estiraba un poco más encima del piano para poder ver las manos del chico. 

Tenía dedos delgados. Akane notó que se sonrojaba un poco de nuevo. Shindou comenzó la obra. Y como la conocía tan bien, hablaba al mismo tiempo que tocaba.


- Es el Tristesse, de Chopin. Tiene una historia detrás preciosa. -explicó Shindou.


(Ari por detrás poniéndose sentimental porque ama esta canción).


- Es muy linda… Cuenta la historia, por favor.

-Bueno, es una leyenda, pero yo creo que es verdad. –cerró los ojos y Akane, sin saber por qué, le imitó. – 
Se dice que este compositor no era muy famoso en su época, y que aunque tenía mucho talento, había ocasiones en que no tenía inspiración.

  >> Una noche, salió a pasear. Y se encontró a una muchacha muy bella. Tanto, que sintió el impulso de hablar con ella. Resultó ser una chica muy agradable, pero le dijo que no se volverían a ver, ya que se marchaba de la ciudad esa misma noche.

  >> Pasados unos meses la volvió a ver, pero estaba muy enferma y a punto de morir. Sintió alegría, pero al mismo tiempo una gran tristeza, porque sabía no sobreviviría. Compuso esta canción, que es una mezcla de sentimientos, y a los dos meses, la chica falleció escuchándolo tocar. Es por eso que esta obra sea dulce, y tranquila, pero al mismo tiempo melancólica.


Akane seguía con los ojos cerrados y se había imaginado toda la historia en su cabeza. Al abrir los ojos, vio a Shindou mirándola.


- Yo también creo que es verdad… -sonrió al chico. – Es muy bonita, Shindou.


Shindou asintió y finalizó la obra. Esperó unos segundos y se levantó. Puso las manos en la tapa, encima de las de Akane y se acercó para darle un corto beso en los labios. Cogió el plato de comida con una mano y con la otra entrelazó los dedos con los de Akane.



-¡Bien, minna! –Ari se puso en el medio del gran salón. – Vamos a empezar el baile. Cada uno con su pareja, por favor. O si alguna viene con dos, pues con sus parejas.


Nijiiro la miró con una gotita.


-¡¡Que comience el baile!!

- Hai! –exclamaron todos, sonriendo.


-MÁS SAKEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE.

_______________________________________

Marry Me Crazy pertenece a Ari, Neko y A.J.

Gouenji Shuuya, Endou Mamoru, Matsukaze Tenma, Shindou Takuto, Kariya Masaki, Tsurugi Kyosuke, Tsurugi Yuuichi, Yamana Akane, Sorano Aoi, Nishiki Ryouma, Seto Midori, Kirino Ranmaru, Kidou Yuuto, Saryuu "SARU" Evan, Tsunami Jousuke, Zaizen Touko, Fey Rune, Zanark Avalonic, Raimon/Endou Natsumi, Kino Aki, Fubuki Shirou, Fran, Nishizono Shinsuke, Nanobana Kinako, Otonashi Haruna, Fudou Akio, Kageyama Hikaru, Alpha, Beta, Gamma y Wonderbot/Wandaba pertenecen a Inazuma Eleven GO! (LEVEL-5 (c))

Emi pertenece a Ari.

Nijiiro Crossword pertenece a Neko.

Hamano Matsuri y Hamano Kaoru pertenecen a A.J.

Ari, Neko, A.J y Miri pertenecen a ellas mismas.