jueves, 26 de diciembre de 2013

Capítulo 6 Marry Me Crazy

Nota de las autoras: Este fanfic está hecho con intenciones puramente estúpidas cómicas, absurdas y fangirls. Mucho shippeo, absurdeces, y tonterías. Quedáis avisados.

Nota 2: En este fanfic se tratarán varias ships de Inazuma Eleven y GO, además de con OCs: YuuichixOC, Gouenjix(persona concreta), KogurexHaruna, TsunamixTouko, TenmaxAoi, ShindouxAkane, NishikixMidori, SARUxOCxFey, KariyaxOC, ZanarkxOC, y una pareja completamente random, que no es ni OC.

Capítulo 6:

-Ari -llamó Neko, con una mano en un lado de la boca para que nadie la oyera, y A.J tirando de ella, porque quería que bailaran-, en cuanto termine el segundo baile pon en marcha el plan doble K.

-Entendido. -asintió Ari, haciendo el tonto de la misma manera.

-¿El plan doble K? -repitió A.J, extrañada.

-Ssssshhhhh -la chistaron las otras dos.

-Empezaré los preparativos -dijo Ari para sí misma.


Shindou comía lo que Akane le había dado mientras miraba con ella a la gente bailando. La chica estaba como en un sueño, cogiendo al pianista por un brazo.


-Shico, -apareció Endou, borracho- recuerda que el amor esh pelijroso. -se dejó caer en una silla y se puso a roncar.

-Pero si no me lo dijo a mí... -susurró Shindou con la gota.


Haruna y Kogure bailaban en la pista con el resto de parejas.


-Vaya, Kogure, qué bien lo haces -lo halagó Haruna.

-¿El qué? -Kogure la miró con una sonrisa de pillo.

-Eh... -Haruna se sonrojó ligeramente- Bailar, digo...

-Gracias -Kogure le puso una mano en la cintura, para guiarla mejor-. Tú también.


Haruna le dedicó una sonrisa, aún ruborizada. Deslizó su mano del hombro de Kogure hasta su espalda. Él también enrojeció, y apartó la vista.


<<Qué mono es.>> pensó Haruna.


Tsunami guiaba muy bien a Touko en su baile.


-Vaya, Tsunami, estoy impresionada -reconoció Touko-, no sabía que supieras bailar tan bien.

-Estuve tomando clases -respondió él sencillamente.

-¿Para la boda?

-Para poder bailar contigo -le confesó el chico, mirándola con una bonita sonrisa. Touko se ruborizó ligeramente.

-Eso me alegra -Touko también puso una gran sonrisa.


Tsunami la acercó más a él, y ella no pudo resistirse: le dio un corto pero dulce beso en los labios.


-Noh ha costado años juntal-los, pero lo hemoj conseguido -comentó Endou, y volvió a quedarse durmiendo en la silla.

-Si tú no has hecho nada... -dijo Kioko, negando con la cabeza.


Aoi encontró a Tenma pateando el balón en el campo, alejado del baile y las bodas.


-Jo, no hace más que pensar en fútbol -se quejó Aoi para sí misma, poniendo los brazos en jarras.


Se acercó al campo y lo llamó.


-Ah, Aoi -Tenma dejó el balón un momento-, ¿quieres jugar conmigo?

-¿Eh? Bueno, no sé si con este vestido...

-Vamos -le dijo él, acercándose y cogiéndola por la muñeca-, será divertido.


Tenma tiró de ella, y Aoi se tropezó con las faldas del vestido. Dio un gritito y los dos chicos cayeron al suelo, uno encima del otro. Aoi abrió los ojos, que había cerrado por reflejo, y se encontró a Tenma mirándola sonrojado. Tenían sus caras tan cerca que notaban la respiración del otro. El chico acercó sus labios a los de Aoi, sin saber muy bien por qué lo hacía, pero ella alejó la cara. Se arrepintió antes de haber terminado de moverse. Ambos se levantaron, avergonzados.


-Lo siento, no quería hacerte tropezar... -se disculpó Tenma.

-N-no pasa nada... -tartamudeó Aoi.


Ambos se miraron, pero cuando notaron que el otro hacía lo mismo, desviaron los ojos.


-Creo que... he jugado suficiente fútbol por hoy. -resolvió Tenma- Me quedaré aquí a disfrutar de la brisa.

-¿Puedo quedarme contigo? -pidió Aoi, tímidamente.

-Claro -respondió Tenma igualmente cortado.


Se sentaron al borde del campo a contemplar las estrellas. Tenma acabó quedándose dormido en el regazo de Aoi, por las suaves caricias de ella en su cabeza.

Dio comienzo el segundo baile.


-Ya queda menos para el plan doble K... -susurró Neko siniestramente.

-No me fío de tus planes... -dijo A.J- Y más si Ari tiene que ver en ellos...

-Acabamos de casarnos... ¿y no confías en mí? -Neko se deprimió dramáticamente sobre la mesa.

-Neko... -la llamó Kishiki-, no hagas tonterías.

-Bueno, vale -aceptó, volviendo a estar normal. Le dio un abrazo cariñoso a su esposa y empezó a sobarle la mejilla con la suya.


Yo creía que la bipolar era A.J... pensó Fubuki con la gota.


-¿Salimos a bailar, Matsuri? -le preguntó Zanark.

-Paso, se me da mal.

-¿Y si bailamos mal juntos? -le ofreció él.

-De verdad, me da vergüenza -confesó, sin poder resistirse a la mirada del chico.

-Pues saldré yo solo a bailar.


Zanark se dio la vuelta, pero antes de dar un segundo paso, Matsuri lo detuvo abrazándolo por detrás.


-No, quédate conmigo -le pidió ella, poniendo los labios en el cuello de él.


Zanark sonrió a su manera.



-Sabía que dirías eso -aceptó, con un tono de voz suave.

-Aquí tienes -Kinako entregó un gran lazo a Nijiiro-, ¿para qué lo quieres?

-¿Por qué quieres saberlo? -preguntó ella a su vez.

-Nunca respondes a las preguntas... -Kinako la miró con los ojos entrecerrados.

-A SARU sí -dijo Kariya, apareciendo.

-A ti te andaba yo buscando -dijo Nij.

-¿A mí? -Kariya se señaló.

-Fey y SARU, ¿me ayudáis a inmovilizarlo? -preguntó Nij con una sonrisa.

-¡¿A quéeeeee?! -exclamó Kariya.

(...)

-Kaoru-taaaaan -la llamó Nij.

-Ah, Nijiiro, quería preguntarte... -empezó Kaoru.

-Permíteme hablar, tengo algo para ti -la interrumpió.

-¿De qué se trata?

-¡Te regalo un Kariya Masaki! -exclamó, señalándolo. SARU y Fey tenían cada uno una mano en un hombro de él, pero éste, atado con un enorme lazo rojo y muerto de la vergüenza, ni intentaba escapar.

-¿E-E-EEEEEEEEEEEEEEEH? -Kaoru se puso toda roja.


Los dos acompañantes de Nijiiro empujaron a Kariya para acercarlo a Kaoru, y el terceto se retiró sin hacer ruido. Kaoru se acercó completamente sonrojada y se puso a deshacerle el lazo.

-Serán tontos... -comentó, mientras se le escapaba una pequeña sonrisa. Kariya la vio y sonrió también.


Cuando terminó con el lazo, Kariya se lo quitó de las manos y lo pasó por la espalda de Kaoru, para acercarla a él. La miró, esbozó una sonrisa de ligón que hizo enrojecer más a Kaoru y le preguntó:


-¿Bailamos?


Nishiki y Midori estaban teniendo una competición: trataban de ver quién comía más comida picante sin quejarse (Tachimukai de fondo: B*tches, please *se atusa el pelo*).


-¡Ríndete, Nishiki, tengo una voluntad de acero! -exclamó Midori con la boca llena de comida.

-¡Tendrás que tener mucho más que eso para ganarme! -replicó Nishiki, también con la boca llena.


Ambos se miraron, y saltaron chispas (que prendieron el mantel, y Taiyou y Tachimukai tuvieron que apagarlo). Nishiki y Midori se gruñeron el uno al otro hasta que no pudieron más y, a la vez, escupieron la comida y bebieron todo lo que encontraron.


-¡Pica, pica! -se quejaban los dos.

-¿Pika-Pikachu? -preguntó el Pikachu Shinsuke, girándose.


Mientras resoplaban, Nishiki y Midori volvieron a juntarse, dispuestos a otro desafío.


-¡Veamos quién es más fuerte! -exclamó Midori.

-¡Como quieras! -Nishiki sonrió y cogió a Midori en brazos repentinamente.

-¡¿Q-qué haces?! -Midori se sonrojó.

-Si eres capaz de librarte de mí, ganas -le dijo Nishiki con una gran sonrisa.

-¿Por qué iba a querer librarme de ti? -preguntó Midori mientras le echaba los brazos al cuello- Prefiero estar contigo.


Nishiki enrojeció y sonrió.


-Y-yo también, Midori -le confesó.

-Me gustas. -le soltó Midori, mirándolo- Me encanta cuando nos peleamos y nos picamos, y discutimos por tonterías, ¡es tan divertido! -confesó, con una sonrisa suave.

-Sí -coincidió Nishiki-, me encanta que me prestes atención.

-¿Discutes conmigo para que te haga caso?

-¡Desde la primera vez! -exclamó Nishiki, feliz.

-Baka -le dijo Midori, con cariño, y se pegó más a él en su abrazo.

-Eres toda una celestina -comentó Fey, mirando a Kaoru y Kariya bailar.


Fey, Nijiiro y SARU no eran el único trío en la boda: también estaban Alpha, Beta y Gamma. Ambos tercetos bailaban muy random a falta de una idea mejor.


-He aprendido de las mejores -respondió Nijiiro.

-¿Quiénes? -preguntó SARU.

-¡Ari y Rika, claro! -exclamó ella.


SARU y Fey se miraron, sonriendo.


-Vosotros dos -empezó Nijiiro, ahora que los veía llevarse bien-, tenéis que dejar de estar celosos todo el rato.

-¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO! -gritó Ari.

-¡Creo que me ha dejado sorda! -exclamó Emi.

-¡No te oigo, cariño -respondió Yuuichi-, creo que Ari me ha reventado un tímpano!

-Eeeem... Pues... ¿No, entonces? -preguntó Fey, no muy seguro.


Nijiiro rió brevemente.

-Está bien. Me encanta que os peleéis por mí.


Ambos chicos se sonrojaron, conscientes ahora de lo mucho que se les notaba por qué discutían.


-Ojalá te decidieras por alguno de los dos -opinó SARU en voz alta.

-Eso tiene fácil solución -dijo Rika apareciendo-, ¡bésalos a los dos!

-¿Eh? -Nijiiro se puso toda roja.

-Lo que has oído -repuso Rika.


Nijiiro huyó antes que dijera nada más.

-Muchas gracias, Rika... -hablaron a coro los dos chicos, irónicamente.


Y así finalizó el segundo baile.

No hay comentarios:

Publicar un comentario